Deacon Blue: "Live At The Glasgow Barrowlands" (e.a.r.MUSIC / Top Artist Promotion)


Texto: Txema Mañeru.

Parece que también los escoceses Deacon Blue están volviendo a vivir una segunda etapa de relativo esplendor. Liderados desde mediados de los 80 por las magníficas y conjuntadas voces de Ricky Ross y Lorraine McIntosh y por los maravillosos y muy presentes piano y demás teclados de James Prine se labraron una primera trayectoria muy exitosa que les ha llevado a vender más de 7 millones de discos.

Sacaron su nombre de una canción de sus adorados Steely Dan y el soul blanco, con matices folk y pop, ha sido santo y seña desde sus primeros y exitosos discos a finales de los 80, “Raintown” y “When The World Knows Your Name”. El abandono en 1994 de su batería, Dougie Vipond y unos discos algo más flojos trajo un lento y prolongado declive acrecentado también con el inicio de varias carreras en solitario por Ross y otros miembros. Hace 5 años regresaron al primer plano con un “The Hipsters” bien recibido y el pasado año volvieron a liarla con un “Believers” que les hizo volver a creer en sus posibilidades y del que se extrajeron hasta 3 singles de éxito.

Esto les ha llevado a querer volver a ser profetas en su tierra y a grabar este completo y panorámico “Live At The Glasgow Barrowlands” (e.a.r.MUSIC / Top Artist Promotion) que les muestra en muy buen estado de forma a lo largo de más de dos horas y que parece en doble compacto y en DVD, además de alguna edición especial en vinilos y digital. Arrancan el set con la emocionante e íntima balada, marca de la casa, ‘Come awake’ que crece cuando entra la voz de Lorraine. Pronto llegan luminosos estribillos como el de ‘Bethlehem begins’ o el de su primer gran éxito, un muy coreado ‘Raintown’ 30 años después y con los grandes fraseos vocales de Lorraine. Otro tanto sucede cuando llega el éxito aún superior de ‘Real gone kid’ que salió en el 89, y con su gran estribillo para gritar al viento. ‘Cover from the sky’ es otro precioso lento con Lorraine al frente en plan Sally Oldfield o la Kate Bush de sus comienzos.

Ya en el segundo compacto tenemos más emoción y buenas melodías desde ‘Town to be blamed’. Recuperan más éxitos también de esta década como ‘The hipsters’ o ese cuarto single de “Believers” para este directo que es ‘I will and I won’t’ y que es otro precioso lento con sensacional piano de Prime y que sirve para abrir la celebrada y extensa tanda de bises de más de media hora de duración. Antes también tienen algo de la épica de Bruce Springsteen o de sus paisanos de Big Country en ‘Wages day’, ahora con un fantástico órgano de Prime. También recuperan, con lógica, su éxito del 91 con la versión de Bachcarach y David de ‘I’ll never fall in love again’. En ‘Queen of the new year’ se atreven a improvisar y hacer un buen popurrí con joyas como el ‘Iko Iko’ de las Dixie Cups o el ‘Not fade away’ de Buddy Holly. Esto les permite demostrar que sus voces siguen en gran forma. Concluyen con una emocionante e intimista versión del ‘Forever young’ de Bob Dylan en la que también brilla su siempre importante piano. Todo calentito y muy vivo pues se grabó el pasado diciembre. ¡Ningún seguidor de la banda se sentirá decepcionado en absoluto y a muchísimos se les escapará alguna lagrimita por no haber podido estar ahí!

Siguenos en Facebook

Comentarios

Angel ha dicho que…
Pues yo tuve la inmensa suerte de SI ESTAR ALLI!! :-)
Txus Iglesias ha dicho que…
Gran crónica de Txema Mañeru, muy buen conocedor de Deacon Blue. Y gracias por el guiño a Steely Dan. Un saludo ;-)