Novedades ATO Records / PIAS: Hurray For The Riff Raff, J. Roddy Waltson & The Business y Midlake

Texto: Txema Mañeru

Tras Domino, ANTI y Eagle , uno de los más interesantes sellos que distribuye PIAS aquí es, quizás, el neoyorquino ATO Records (Accoridng To Our Records). Mayormente concentrado en la música de raíces y el rock’n’roll americano cuenta, entre otras, con una buena cantidad de artistas americanos en esta onda como Drive-By Truckers, Alabama Shakes, My Morning Jacket, Lucero, Caitlin Rose, Dawes, Primus, Gov’t Mule, Alberta Cross, Old Crow Medicine Show, Jim James o Patterson Hood, entre muchos más. Tienes más info en www.atorecords.com y en www.twitter.com/PIASIb_LatinAm. Otros buenos y actuales ejemplos son J. Roddy Waltson & The Business que acaban de publicar “Essential Tremors”, su tercer disco; los nuevos Midlake y Hurray For The Riff Raff que canta a los “Small Town Heroes” y con la que empezamos.


Hurray For The Riff Raff: “Small Town Heroes”

Bajo este curioso y divertido nombre se encuentra la cantante y compositora criada en el Bronx, pero de origen portorriqueño, Alynda Lee Segarra de 26 años. Se dio a conocer hace un par de años con “Look Out Mama” que fue alabado hasta por la prestigiosa revista Mojo y que le llevó a actuar en el Newport Folk Festival el pasado año. La chica es una aventura y en busca de aventuras salió y pasó por Carolina del Norte, donde le regalaron un banjo y acabó en el sitio más musical de los Estados Unidos, Nueva Orleans. Allí comenzó a tocar en la calle para ganarse la vida y allí decidió que su vida iba a ser la música.

Su nuevo disco comienza inmejorable con un delicioso folk-bluegrass acústico como es ‘Blue Ridge Mountain’. ‘Good time blues (An outlaw’s lament)’ tiene un magnífico título y es un estupendo y melodioso tema de aires country. En ‘End of the line’ se nota que le encanta el “Harvest” de Neil Young y lo hace notar aún más con una estupenda armónica. Entre la docena de temas nuevos sólo caben dos versiones. Una es de Jesse Fuller, ‘The new SF bay blues’ y es un frágil blues lento a pelo con el dobro. Por ahí sigue un tema propio como ‘The body electric’, aunque en él añade un violín muy campestre para redondear un combativo canto feminista y de superación. Se acerca al r’n’r con ‘No one else’ y homenajea a Levon Helm (suponemos) en ‘Levon’s dream’, una balada crepuscular deliciosa con slide guitar. La otra versión es de Sam Doores. ‘St. Roch Blues’ suena a balada retro muy antigua recordándonos a
Eilen Jewel haciendo de Loretta Lynn. Tenemos más guapo bluegrass antiguo con buenos coros en ‘I know it’s wrong (but that’s alright)’ y otro buen lento country-folk como es el tema titular en los que ella sola recuerda a la fragilidad de Victoria Wiliams. Acaba casi a capella, acompañada por un vetusto instrumento antiguo en ‘Forever is just a day’. ¡Hay mil propuestas musicales de este tipo hoy en día, pero Hurray For The Riff Raff tiene algo especial!

J. Roddy Waltson & The Business: “Essential Tremors”

¡Gran descubrimiento para mí! J. Roddy Waltson es un cantante, pianista y guitarrista de Cleveland asentado en Virginia y con auténtica pasión por el rock’n’roll sureño y su manera de contar historias. Pero al mismo tiempo tiene un estilo muy anárquico y punk. Se les ha comparado con Led Zeppelin, The White Stripes, The Replacements, Bee Gees, Randy Newman y el sonido Stax. En directo dicen que suena como AC/DC liderados por Jerry Lee Lewis y yo añado que seguro que les pueden gustar mucho a los que noten la ausencia de la Jim Jones Revue. El propio Waltson se define como una banda americana de la forma en que Creedence Clearwater Revival, Big Sar o Pixies lo son. Han tirunfado ya por festivales como Lollapalooza, Austin City Limits y Bonnaroo junto a bandas afines como The Black Keys y Lucero.

De hecho, en la producción de este tercer disco colaboran Mark Neill (The Black Keys) y Matt Wignall (Delta Spirit, Cool War Kids). Pero vayamos al disco y a su canciones. El título del trabajo tiene que ver con una enfermedad que tiene su líder que le afecta a su sistema nervioso y que le tiene destrozado en muchos momentos. Comienza con el arrollador single ‘Heavy bells’ que arranca como rock de raíces pero que luego añade rabia grunge-punk guarro como los primeros Mudhoney. ‘Marygold’ es r’n’r desenfadado pero grasiento y ‘Take it as it comes’ tiene aires a los años 50. Sorprenden los toques glam Sweet y Slade de ‘Black light’ que contrastan mucho con el rock de alto voltaje para indios heavy de ‘Sweat shock’. Uno de mis temas favoritos es el melódico lento ‘Nobody knows’ con una buena melodía y un pegadizo estribillo casi en plan Bee Gees, pero con guitarras sureñas. También crean estribillos de lujo como los del r‘n’r divertido ‘Tear jerk’ y acaban con otro buen rock’n’roll de espíritu 50’s, con su toque Buddy Holly, pero con unos arreglos mucho más actuales. ¡Sensacionales, y en directo esto tiene que ser muy potente!


Midlake: “Antiphon”

Tienen cabida aquí porque su sello Americano es ATO Records, aunque en Europa los lleva Bella Union, que casualmente es otro de los destacados sellos dentro de PIAS Records. El grupo de Texas ha sufrido una transformación total, pero siguen siendo un grandísimo grupo como demuestran con este cuarto disco. Su líder y cantante hasta la fecha, Tim Smith, les abandonó hace un par de años. Pero ellos han querido continuar y trabajar por primera vez como una auténtica banda, aunque sea Eric Pulido, el guitarrista quien hay cogido el papel de cantante. La banda había adquirido una gran compenetración y mayor prestancia aún tocando y acompañando a John Grant en el premiado “Queen Of Denmark”. Han pasado de ser una formación con muchos aires folk a facturar rock potente. A veces psicodélico y otras casi con matices progresivos como sucede en ese gran instrumental que es ‘Vale’ y que era lo único que habían trabajado antes. ¡Vaya guitarras, por cierto! En la preciosa ‘Aurora gone’ sí tenemos más aires al folk de sus primeros discos. Pero hay muchos momentos intensos como la titular ‘Antiphon’ o ‘The old and the young’ en las que pueden enamorar con sus intrincados ambientes a fans de Mercury Rev o The Flaming Lips. También tenemos folk psicodélico en la estupenda ‘This weight’ con muy buenas voces, por cierto. El final con ‘Provider reprise’ es también una bucólica preciosidad que puede encandilar hasta a los seguidores de los Pink Floyd más clásicos o de la Incredible String Band más revolucionaria. ¡Van todos a una y los resultados son excelentes!

Comentarios